Frases cortas para mentes atascadas

Barcelona

Una semana. Siete días. O seis. Y no voy a motivar lo decepcionante que es pensar en horas o minutos. Los segundos. Los odio. Sólo son de utilidad cuando se suman entre ellos y esto a la vez me hace entender que nunca se cierra el grifo. ¿Cuantas gotas de agua caben en un segundo? No quiero ni pensarlo. ¿Cuantas gotas de agua ven la luz durante sólo un segundo? Salen del grifo y caen al pozo. Para siempre, quizás. Y ya está. Quizás nunca más volverán a tener la oportunidad de rozar una mano sucia o mezclarse con pasta dentífrica de tres colores.

Una semana con el grifo abierto. Y siguen cayendo gotas al pozo.

La otra cara de la moneda. La tranquilidad gana al estrés. Y a las responsabilidades.

Mi cama. Me mima. Y más que nada. Sopa caliente y fresas con yogur griego.

Mirar al cielo durante largo tiempo. Escalofríos. Y las malditas miodesopsias.

Anuncios